Es una de esas canciones de los Beatles que no gustan tanto de primeras pero es la que a Lennon le hubiera gustado componer. Y una de las que Paul se siente más orgulloso. Dice que la compuso en un baño de los Alpes con una clara imagen. Una mujer maquillándose. Y todas las revistas inglesas hablaron de la actriz con la que cerraba una historia de unos cuantos años.

Si antes de Rubber Soul habia sido la historia de Lennon y McCartney juntos, a partir de ahi sería la misma historia, pero por separado. Ya no componían juntos, arreglaban juntos. Y en canciones como esta ni eso. El oráculo Martin ya ha contado la intrahistoria de esta canción, un clavicordio viejo que se trajo de su casa y un profesional de la tuba, cortesía de la EMI para sus mejores muchachos. Nada más. Sólo la voz y la magia de Macca para las melodías. «You want her, you need her/ And yet you don’t believe her/ When she says her love is dead/ You think she needs you/ And in her eyes, you see nothing/ No sign of love behind the tears/ Cried for no one/ A love that should have lasted years». Y los Beatles desde entonces se permitieron el lujo de darse una segunda vida, y componiendo por separado ser mejores que cuando lo hacían juntos.

En la época del Revolver

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *