Ya se acaba el Carnaval y quedan las coplas paradas hasta enero del 16. Este año el concurso no me ha gustado mucho. Las chirigotas han salido un poco envaradas y las comparsas desde el principio tuvieron un claro dominador, un Cristiano Ronaldo avasallador y repeinado que se llamaba Los Millonarios. Con la chulería de las comparsas de Aragón se llevaron de calle el concurso y le recetaron el primer pasodoble de la final (https://www.youtube.com/watch?v=HI47lhuHJPk ), a los que le crtican y puede que a estos canteranos, que debutaban en la especialidad, que no en el Carnaval y se llamaban Que penita de comparsa.

Como si les hubieran dado una patada en la espinilla los poderosos Millonarios despreciaban con gracejo y afinación a los que critican el exceso de dinero y la falta de honestidad carnavalera. Es verdad que iba una crítica clara a la comparsa-espectáculo en los jóvenes de Que penita, pero una crítica que iba más hacia lo musical, hacia las envidias del mundo carnavalero y que reivindica una manera menos sinfónica de entender la comparsa. Todo el mundo cita al Aragón, pero eso es porque él destaca por una cosa u otra, Se le cita como se cita a Martín o a Quiñones, es un blanco grande y da buena rima. Este año le han acogido como el hijo pródigo. Pero frente a tanto Pink Floyd, grupos como este, que buscan algo más puro me recuerdan a unos garajeros con mucho talento que el año que viene o se la pegan o van a hacer sudar a más de uno. Hasta entonces, que me dará otra vez la carnavalitis aguda.

Hasta el año que viene...

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *