A finales de los noventa de Glasgow los indies hervían y además de Belle & Sebastian y las cenizas de The Pastels andaban musicos de jazz como Bill Wells y su The Octet ,o los Arab Strap de Aidan Moffat que sonaban a veces como unos pre-Sleaford Mods electrónicos. Colaboraron en los últimos tiempos de los Arab y como Escocia no es tan grande se volvieron a juntar diez años despúes.

Ya eran mayores y su primer disco fue una reflexión sobre la edad madura, de título claro, Everything Getting Older, editado en el 2011 fue el mejor disco escocés del año. Básicamente, Wells le da melodías sobre las que Moffat pone las letras aunque a veces se limite a poner una banda sonora al spoken de Moffat. Siempre extraño y a veces fúnebre, el dúo se maneja mejor cuando el piano de Wells, el mejor bajista de jazz de Kirnik, ese lugar a medio camino entre Glasgow y Edimburgo, marca el ritmo mientras su imaginación coloca algún arreglo mágico. Y esa chispa surge en momentos como este cuando una letra descarnada, escocesa y llena de fucks se arregla con un bajo que es una botella soplada y se deja un saxo que vaya jugueteando entre el piano de juguete y la voz cansada que dice «Well I wish to fuck/that you´d just make your fucking mind up/ Another last straw/ you´re just a fucking wind up/ There´s your keys and there´s the funcking door» para adornarse en el estribillo «Why you do this every time?/ with your pathetic pantomine/ I´ve seek all your fucking piss/ So get yourself to fuck» y al final hacer un poco de spoken word y acabar silbando una tonada casi folkie. Desde el corazón de Escocia esta toma de 2015 grabada durante las sesiones de su segundo disco, The Most Important Place in the World.

 

Dos tipos de Escocia

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *