La época de Berlín fue el fin definitivo de Ziggy Stardust. También parecía estar viejo el maquillaje de Aladdin Shane. La leyenda habla de situación límite y la ciudad tenía en aquellos momentos todo el misterio que le gustaba a Bowie. Una bruma decadente que años antes habia visto su amigo Lou Reed. Un trozo de Occidente en plena zona comunista. El mejor sitio para volver con una chupa de cuero.

Hay mucha leyenda y hemeroteca sobre Heroes y lo más interesante son las declaraciones de Tony Visconti sobre la manera de trabajar los temas de Bowie. En Berlín empieza su colaboracion fija con Carlos Alomar, su guitarrista desde entonces y en esta página (http://www.soundonsound.com/sos/oct04/articles/classictracks.htm) se cuenta con todo lujo de detalles como fue el proceso de grabación pista a pista. Sólo decir que en este tema está un trío único, Brian Eno, culpable de los sintetizadores, Robert Fripp aumentando la guitarra de Alomar y un Bowie que va subiendo de octavas. En el video se le aparece a Bing Crosby con su nueva imagen andrógina, un pelotazo en 1977 y una muestra de que el viejo zorro habia olido a tiempo a las hienas del punk. Con esta historia de amor ambientada en el muro, » We can be Heroes, just for one day/ We can be us, just for one day/ I, I can remember (I remember)/ Standing, by the wall (by the wall)/ And the guns shot above our heads» el camaleón llegaba su tercera fase. Cancionaca.

De marcha por Berlín

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *