Doble Pletina se definen a si mismos como canción melodramática popular, melodramático puede ser, popular nunca, Es pop de microscopio electrónico, artesanía de alta escuela con canciones que me hacen parar en seco. Puede ser un riff enérgico, rítmico o unos ripios envueltos en una instrumentación minimalista. Me pasó con Cruzo los Dedos y me pasa con Nada. Siempre a la búsqueda del momento ingrávido, los de Barcelona, a menudo, lo consiguen. Y me explica porque siendo sólo pop es lo que me gusta. y desde su pasado xabarineiro facturan esta cumbia-trap.

Ya no son la gran esperanza blanca de 2011, cuando apenas eran dúo. Algo difícil de creer si se espera sobrevivir en la música española a base de unas letras que son un chisporroteo de distanciada y cruda descripción. Juego de palabras o reflexión solitaria » Nada, remarcación equivocada/ parece mas aguda/ la noche más oscura/ las horas en silencio/ una tormenta en el mar « , la monotonía de su canto es tanta como la monotonía de la rima. Recuerdan al Donosti Sound que fue la conjunción de Family, Le Mans aunque todos los del grupo reconocen su gusto por los Magnetic Fields. Entre Cruzo los dedos y Nada hay tres años, los que van de 2013 a 2016 y entre los dos, además del serrucho, va la distancia entre la esperanza y el realismo. «Nada/ Esta canción no habla de nada/ no apela al sentimiento/no capta un gran momento/no quiere emocionar/ no habla de tí ni de mí».

Doble Pletina, pop literario

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *