Sleaford Mods son ese dúo de maduros ingleses que, como la antitesis de los Pet Shop Boys, aparecieron con su spoken word rabioso sobre electrónica industrial en plena crisis. No es que inventasen el spoken word pero si patentaron esa forma de frasearlo genuinamente británica. O, en el caso de estos Fontaines D.C., irlandesa.

After the set

Es una de las canciones que, a estas alturas, aún te hacen creer en el rock. No son buenos tiempos pero aún podemos esperar cuando menos un fogonazo anual. El resto del disco es más duro, mucho más duro, pero esta canción es una agresiva perita en dulce. Una metálica acústica y unos estribillos de rimas, uno de los secretos de todo rapero, «saying sister, sister, how i missed ya missed ya/ Let´s go wrist to wrist/ and take the skin off of my blister». La canción es toda una cabalgada de cinco minutos con un final velvetiano y una elevada intensidad. Cuidadosos de la tradición recuperan en el título de su disco, Drogel, y en la edición un viejo estilo de poesía de taberna, al estilo de las regueifas de Galicia y los trovos de Murcia. Se consideran como un grupo con una voz que tiene algo que decir sobre una base básicamente rockera y no se olvidan de los Pogues en Dublin City Sky aunque siga sonando a Velvet. Si el coronavirus les deja se tirarán un verano de 2020 muy festivalero (si es que hay festivales), «with a face like a sin and a heart like a James Joyce novel…»

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *