Los grandes siempre guardan la grandeza. No fueron los ochenta un buen negocio para John Cash, envuelto como estaba el mundo en la resaca del punk, y el convulso cambio de siglo. Perdió su contrato con la última multinacional que le apoyaba y quedó apalancado como una vieja estrella del country. Los últimos ochenta, en cambio, fueron los días de gloria para Rick Rubin, que supo lanzar a los Beastie Boys y fundar un sello mítico, Def Jam Recordings. Decía tener la receta para que volviese Cash y lo convenció.

Y juntos grabaron entre 1994 y 2003 los cinco American. El productor se encerró con Cash y le mostró además unas cuantas canciones que el maestro tenía que hacer suyas. Para eso desnudó todo y se quedo con lo esencial, la voz de un viejo cantante country, fuerte y orgulloso que canta temas de Nick Lowe (The Beast In Me), clásicos como Teneesee Stud o una versión del Bird On A Wire de Cohen, grabando en el cuarto de estar de su casa, sólo con su guitarra. Ante la chufla del establishment country, el mismo cantante que había apoyado en solitario a Dylan en los 60, se permitió el lujo de volver a hacer la peineta al sacar la famosa foto y dedicársela al Grand Ole Opry cuando American Recordings se convirtió en un éxito. Así comenzó esta serie de discos que enseñaron a todo el mundo como el talento de un productor conocedor de todos los entresijos del rock era capaz de sacar toda la fiereza y autenticidad que todavía guardaba Johnny Cash. Para el siguiente ya se buscaron una banda de acompañamiento de lujo, la de Tom Petty. Un parón de cuatro años, Solitary Man en el 2000 y The Man Comes Around, el último disco grabado mientras June aun vivía, en el 2002. El quinto disco se grabó entre mayo y septiembre de 2003, el tiempo que tardó John en seguir a June. Esta demoledora y desolada canción compuesta por Trent Reznor para los intensos Nine Inch Nails fue secuestrada por Johnny Cash en el 2002 y representada en este crudo video donde un anciano rey canta sobre el daño que hizo y las heridas que provocó; «If I could start again/ a millions miles away/ i would keep myself/ I would find a way». Un hombre al que escuchar.

AR y Cash saludan en su vuelta a Nashville

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *