Traducido literalmente, un problema vintage o ser vintage te puede traer problemas. La clase con la que el cantante despacha este refresco pop-soul desmiente lo de los problemas. Son la última sensación del decaído rock americano y el año pasado, después de un par de discos en indies editaron a lo grande con gira mundial incorporada. Como en los viejos tiempos. Formados en el Venice Beach de LA, el mismo barrio que los Doors, no parecen unos recién llegados.

Su último disco lo ha producido Don Was uno de los popes de la industria, ya retirado pero que ha vuelto a ponerse detrás de las mezclas y lo ha editado Blue Note, un sello de jazz. Suena tan bien y limpio que hacen dudar, la industria está llena de bluffs. Pero estos tíos son talludos y no tienen pinta de recién llegados.  Ty Tyler y sus colegas atacan directamente ese vacilón estribillo «Nevermore will I be the one who cries/ Nevermore will I be the one who crawls/ Nevermore will I be the one who dies/ From the knives that you’re throwing».  Sus conciertos tienen  buena fama y han abierto para los Rolling y los Who. A veces parecen una imagen de Otis Redding y los MG´s, sin Booker T. en el siglo XXI. Hay más guitarra y mucho rock, pero el soul al final es lo que manda. Viva lo analógico!

Un poco de soul en LA

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *