Lo tenía archivado en lo más hondo del disco duro. Y me asombro de como esa melodía puede retratar unos años. El original es de 1999, un año raro. El siglo comenzó con una gran fake, el efecto 2000. Se movilizaron cantidades de dinero y personal para evitar lo que era un mosqueo. Si el siglo XX era un cambalache, la transición tuvo aires de sainete. A este hombre lo definieron como el Phil Collins de la electrónica.

Tenía ese aspecto líquido que venía bien para ese momento donde la humanidad se sentía medianamente cómoda. Faltaba un año y medio para las Torres Gemelas y la locura bushiana que le continúo. Ahora las amenazas son otras y van entre el belicismo, la guerra cultural, los virus y el clima. Los emigrantes y las paranoias sustitutorias. Esta, aunque no lo parezca, es la versión reprise. La original era más onírica y acompañó como una melodía cansina el cambio de siglo. Con su punto de balada triste y sus toques vangelianos para una declaración de desamor; «In my dreams I’m dying all the time/ As I wake its kaleidoscopic mind/ I never meant to hurt you/ I never meant to lie/ So this is goodbye/ This is goodbye/ Tell the truth you never wanted me» . 21 años después solo me pregunto, donde está Moby?

Moby en trance

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.