Esta canción esta aquí por culpa de Jay-Z. El ego más grande del planeta la utilizo de sampler para fabricar una de sus mejores canciones y por eso está aquí. No soy conocedor del hip hop, sí que sé quien es Jay-Z y, como no, fue mi hija quien me pasó un par de pistas para empezar a hacerlo. La del rapero es una cancionaca y está en otra entrada, en la que no dejan de machacar el video. Y aunque haga cosas de patán nuevo rico el tipo como músico es un crack y no me deja de sorprender como los raperos saben sacar un temazo de un sampler de medio acorde.

Aunque ese arpegio lo merece de sobra. Para un latino es una muestra más de canción romántica de los 70 con su toque psicodélico. Para un músico de los USA supongo que algo exótico. Esos diez segundos del principio que hicieron arrancar el fraseo del americano son la esencia psicodélica que los jóvenes chilenos de 1969 guardaban escondido mientras el mainstream les empujaba a la balada romántica. Los Ángeles Negros, un grupo de rock con un cantante de boleros tuvieron la oportunidad de grabar un disco como premio de un concurso de talentos chileno, consiguieron éxito rápido pero llegaron a Méjico y el cantante de boleros se fue del grupo. En la historia del grupo se nota la pelea y se nota como la gana el cantante de boleros. La canción empieza interesando y acaba aburriendo y abrumando. No a todos, a Jay-Z le llamó tanto la atención como para grabar 34 años después sobre su sampler un tema que hablaba de sus primeros tiempos y que Obama reconoció como su canción preferida. Me han pillado viejo los sampler pero no puedo dejar de admirarme ante su método. «No se que tiene tú mirar/ que aún sin querer/ me hace soñar…» Y no dejo de alegrarme de que los viejos Ángeles recibiesen un buen pelotazo de royalties.

Chile, 70, entre la psicodelia y el Carnaby

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.