Gram Parsons es uno de los más grandes. Un personaje educado, un pijo de Georgia entre los hippies y un tipo dotado de la sensibilidad y el arrojo suficiente para querer enfrentarse a todo el mundo country. Cuando The Byrds lanzaban las electrificadas versiones de Dylan que marcaron su sonido definitivo, Gram Parsons ya los había dejado pera dejar su huella en otra compañía mítica, la de los Flying Burrito Brothers. Alguien que ha reventado los cimientos clásicos del country merece algo más que ser una leyenda para mitómanos.
Hijo de un héroe de la aviación americana de Pearl Harbour y la heredera de un magnate de las naranjas la vida de Gram Parsons duró los 27 años míticos del rock. Y en diez años además de Byrds y Flying estuvo antes en la International Submarine Band y le dió tiempo a bautizar lo que hacía como Cosmic American Music, un concepto que casi cincuenta años después no se aleja de lo que se entiende por Americana. She es una vibrante canción, uno de sus clásicos, una de esas canciones como Hot Burrito que le hicieron estar más allá del country. Incluida en GP, su disco del 72 fue grabado con una banda de lujo y la ayuda de su amiga Emmylou Harris, una cantante folk de Alabama que giró con él y sus Fallen Angels. La misma Emmylou que promovió en el 99 un gran disco de homenaje a su amigo Gram donde se apuntó mucha gente buena y donde se guardó para sí misma y para Chrissie Hynde esta She. «She had faith, she had believing/ She led all the people together in singing/ And she prayed every night to the lord up above/ Singing hallelujah, hallelujah». Quizás Parsons pensaba en sus estudios de Teología cuando hacía esta letra.
 
Un estudiante de Teología en Harvard

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *