Acabo de oir en la sensacionalista televisión una noticia sobre 20.000 ingleses celebrando una fiesta de disfraces en Benidorm sin mascarilla. El presentador, que también defendía a los que no se quieren vacunar, se echaba las manos a la cabeza. Pero las imágenes eran de un montón de ingleses disfrazados, borrachos y de buen rollo, llenando los bares y haciendo gasto. No me meto en la ética de la pandemia que eso es muy pesado pero los que me vinieron a la cabeza viendo las imágenes no fueron los virus, sino los mismos Madness con todo su buen rollo.

A tomar por saco las posiciones ideológicas, los Brexits y demás historias. Los Madness fueron unos enormes fabricantes de videos y de singles durante los 80. Evolucionaron de las versiones fieles de Prince Buster a las melodías pop de Yesterday´s Man. Y aunque sus discos enteros eran un poco cansinos sus recopilaciones de singles son puras joyas. Este tema está en el volumen uno y formaba parte de Absolutely un disco menor que acababa con este divertimento turístico de Mike Bardon con un piano de bar. Y son los más británicos de los grupos que conozco, mucho más que los Smiths, más auténticos. Para hacer el video decidieron juntarse en un bar del noroeste de Londres a sentarse los siete y tomarse un desayuno para mezclarlo con una cena de alto copete y acabar los siete saliendo del mismo bar donde entraron antes. Y como en todos los suyos cuatro tomas de ellos haciendo el chorra y un buen montaje. El único tema instrumental de ese disco y la primera colaboración en la composición de Daniel Woodgate, el batería. Las Palmas? No, el Venus.

Los siete haciendo el chorra

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *